A Shadow in Time – William Basinski


Desde el nacimiento de la música ambient, cuyo alfa es Terry Riley, Harry Bertoia y Brian Eno, la carrera artística de William Basinski (Houston, 1958) tomó un rol importante en el desarrollo de la música experimental en la cultura pop. A partir de una sustracción de las técnicas y conceptos de la música académica –para después negarla a través de ventas de discos con portadas / fotografías Acción-Movimiento y conciertos–, los trabajos del músico estadounidense marcan una compleja idea sobre la forma en una obra musical que, al menos, intenta expresar un raro tributo a David Bowie, quien cumple un año luctuoso.

¿Cómo es posible hacer una remembranza (o tal vez un elogio) a David Bowie a partir de un nota sostenida (“drone”) y pequeñas modulaciones? ¿Cómo la estética –la  “forma” que “no dice nada”– nos sugiere recordar “Modern Love” o “The Secret Life of Arabia”? ¿Hay un valor artístico en A Shadow In Time (Temporary Residence Ltd.,2017) o es una fraude altamente estético (Roman Ingarden)?

Desde sus archivos perdidos (Shortwavemusic, 1998), sus prototipos sonoros acuáticos (Watermusic, 2000), su magnum opus en decaimiento (The Disintegration Loops, 2001, 2002, 2003) hasta sus trabajos gélidos con Richard Chartier (Aurora Liminalis, 2013, Divertissement, 2016), A Shadow in Time es un largo camino que se divide en dos largos callejones musicales: un sintetizador que petrifica un sonido para después regresar con un motivo clave y un reconocible loop a la Disintegration Loops que incorpora un saxofón tenor tocado por el mismísimo Basinski.

Mientras que David Bowie siempre buscó el cambio constante, adaptándose a las estéticas de un contexto específico, William Basinski excava en el pasado para buscar un motivo que signifique, por un lado, la música ambient y, por otro lado, tumbar la banalización de las muertes de artistas en tiempos de internet.

La pieza homónima del álbum, “A Shadow in Time”, cuyo flujo existe debido a notas sostenidas que empiezan a crear una atmósfera gélida y de desasosiego, son variaciones de sonido procesado, que recuerdan trabajos de Celer o Machinefabriek. Aquí ya no estamos con referencias clásicas respecto a trabajos anteriores de Basinski; por el contrario, es una conjetura sonora creada a partir de un sintetizador Voyetra 8 que abruptamente colisiona con una de las obras más delicadas y bellas que jamas haya escuchado: “II” (Melancholia, 2005), la cual nos sitúa en un estado de incognoscibilidad y tristeza sobre ser consciente de nuestra propia existencia individual.

“For David Robert Jones”, el otro callejón sonoro, inicia con la cinta loop-motivo analógica que oscila como un sube y baja, añadiendo acordes orgánicos –no sampleos– de saxofón tenor ejecutado por el mismísimo William Basinski. A lo largo del loop podemos remitirnos brevemente a Ziggy Stardust con mucha energía o a un David Bowie cocainómano en suma locura, tratando de vencer sus demonios mientras termina Lodger.

Roman Ingarden formuló los conceptos de valor estético y valor artístico para definir las obras de arte de forma absoluta. Aunque con complicaciones y puntos arbitrarios, el intento por definir una obra de arte a través de fenómenos sensibles a partir de la percepción es de aplaudirse. Para él, las obras de arte superan el plano real-material (ontológico) para trascender en las conciencias de los humanos. Las obras de arte (y por consecuencia el valor artístico) deben tener una característica, parámetro o concepto único para que sean obras de arte. Los valores estéticos son todas esas características que se aproximan a toda una serie de objetos, escuelas o movimientos que sensibilizan al observador-consumidor y que provocan juicios estéticos de valor subjetivos.

A Shadow in Time es un dilema ya que sus  cualidades potenciales (su característica única que se complementa con el consumidor) es el intento de decir “gracias, David” a través del continuum del sonido, que es construido por diferentes técnicas, como el collage, corte y pega de cintas para formar varias capas sonoras. En otras palabras: quiere decir algo (comunicar) sin articular habla.

El álbum es un objeto artístico al tener una concreción. Esto es una intención que parte del artista, define la obra y la diferencia por ejemplo de The Disintegration Loops o Melancholia (en este caso, el inserto de película “II”, y los acordes sincopados de saxofón tenor), aunque “se escuchen igual”, entre un mar de técnicas, ensamblajes y recursos tecnológicos.

Acción en movimiento, búsqueda de otro David Bowie que siempre vio hacia adelante (Blackstar, 2016), A Shadow in Time son dos diferentes momentos de nostalgia documentados , como si fueran dos fantasmas que aparecen –saturados, etéreos– en una fotografía revelada.

Shadow in Time: 43.22 min.

  1. For David Robert Jones 20:19
  2. A Shadow in Time 23:03

 

LP_Jacket_RE11183

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s