Playlist 19th September 2016


Jim Bernard O´Rourke: Lleva tiempo no hacer nada.

From here until the end of the year:

1.- Jim O´Rourke: Full Discography.
 ————————————————————————
orourke-jim-bunny-web
 ————
————-
(check also – Brise-Glace, Chris Connelly and The Bells, Delivery Health, Diskaholics Anonymous Trio, Elvis Messiahs, Fenn O’Berg, Gastr del Sol, Illusion of Safety, Indicate, Loose Fur, The Raymond MacDonald International Big Band, Mimir, Miss High Heel, Original Silence, Osorezan, Plastic Palace People, Red Krayola, Sonic Youth, The Supreme Indifference, Yona-Kit, カフカ鼾 [Kafka’s Ibiki])
————-
ASAP!
 233245440-08252015-orourke_jim_01_bomb_133
 Ensayo Académico

El pastiche: una máscara del microteatro

No hay mayor placer que dilucidar a partir del juego. Por ejemplo, en un rompecabezas: uno tiene el tablero con las piezas unidas y, por un instante, ya no está unido. Hay que volverlo a armar. La idea de algo unido se fragmenta para volverlo a armar. Así, las reglas de un rompecabezas —que por un momento pareciera un caos en el proceso de reconstrucción de la imagen— son sencillas, pero implícitas.

La posmodernidad parece aniquilar las reglas; sin embargo, es una reestructuración de las mismas normas lúdicas. Hay una máscara en los nuevos valores estéticos que, por un momento, parece confundirse con una destrucción de los valores humanos modernos.

Y es que no hay mayor placer que el ejercicio de conversación al replantear las reglas de un juego. Es un vicio que parece patológico. La conversación define muchas creaciones. Por ejemplo, en la pintura, hablar de perspectiva (como la línea transversa para dar ese efecto de percepción visual) fue una regla indispensable para identificar el Renacimiento; en la música, incorporar estudios matemáticos (J.S. Bach) a la teoría musical fue necesario para crear otras formas sonoras; en el cine, el lenguaje audiovisual (G. Méliès) y los estudios sobre el montaje (S. Einsenstein) proporcionaron nuevas ideas para el juego de la creación de la imagen en movimiento. Y en el teatro, desde la poética de Aristóteles hasta el efecto de distanciamiento de Bertolt Brecht, el arte de la representación es un sistema de reglas que busca estimular las conciencias de los espectadores a través de diferentes imitaciones.

Las contradicciones entre reglas viejas y reglas nuevas son resultado de un proceso social. “El problema de la posmodernidad es a la vez estético y político”. Hablar de ese concepto nuevo es un vicio. Intentamos definir un concepto que no está definido de facto. Es una máscara para hablar de nuevos valores estéticos de la modernidad. De una continuidad y no de una revolución o ruptura, que engloba a las Bellas Artes (aunque la misma posmodernidad trate de quitar ese término), así como la incorporación de otras prácticas culturales no reconocidas (videoarte, televisión, cómic, etc.). En esta tempestad, el arte dramático parece ser ese barco que naufraga entre la remembranza de los relatos épicos, las tragedias universales y las comedias vivaces contra los relatos cotidianos, el triunfo de la función sobre la forma y los nuevos valores estéticos del espacio, el tiempo, el sonido y la luz.

Es ahí donde se encuentra la compañía del Microteatro México.  Un proyecto que, por principio, es una propuesta de producción audiovisual independiente. Microteatro México es una práctica social que se adapta a los nuevos cánones de la realidad del momento. La compañía es producto de las nuevas reglas del juego, que apuesta por una nueva estética. Conceptualizar es una de las primeras características de la Posmodernidad —aunque el arte dramático se ocupe de temas, su origen no surge del concepto. En el pasado, el teatro era otra forma de contar historias a través de la representación. La diferencia radical de los valores estéticos modernos y los valores posmodernos —además de difuminar los límites entre cultura burguesa y arte popular— consiste en que se debe conceptualizar para poder crear. Más allá del placer que brinda la mímesis (Aristóteles), la nueva puesta en escena es una forma de expresión que contiene la personalización de la consciencia individual, donde el fin del arte ya no es el placer de imitar. Es plantear la obra de arte como algo más funcional y que cuestione sus propias reglas. El Microteatro México es el futuro que voltea al pasado.

De ahí que uno de los rasgos principales de la posmodernidad, y que atrapan al arte dramático actual, sea el concepto de pastiche.

“El pastiche, como la parodia, es la imitación de un estilo peculiar o único, llevar una máscara estilística, hablar de un lenguaje muerto: pero es una práctica neutral de esa mímica, sin el motivo ulterior de la parodia, sin el impulso satírico, sin risa, sin ese sentimiento todavía latente de que existe algo normal en comparación con lo cual aquello que se imita es bastante cómico.”

El pastiche, en otras palabras, es una “parodia de la representación”. Es la manifestación de algo común que se quiere significar. Muchas veces, está condenado al fracaso; otras veces, tiene éxito. El pastiche surge a partir del concepto: es imitar a consecuencia de la muerte de los movimientos artísticos universales. Sin la pretensión universal, el pastiche necesita de otros recursos o valores estéticos que tengan como fin estimular a  un público o una sociedad. El Microteatro México es un pastiche en la medida que recrea, reconstruye puntos de vista comunes. Enaltece la relación artista-espectador y quiere “jugar” con las reglas del juego que componen el arte dramático. Busca la experiencia y juega con la fantasía del espectador, aunque su fugacidad choque con el prejuicio del espectador. El espacio y tiempo, que surgen a partir del concepto que rige a la compañía pasan de ser espectáculo a elementos fundamentales para la obra. Los valores estéticos que ya no dan placer sino que persuaden.

Radio Nocturno, de Santiago Stephens; La Gravity del Amor, de Laura De Ita y Suites para una Estrella, de Luis Santillán son tres obras de teatro pastiches en donde la puesta en escena está dentro un nuevo espacio y un nuevo tiempo de duración. Radio Nocturno es una comedia en donde el diseño de producción (música, sonido, luz, escenografía) es una excusa entre el conflicto de los protagonistas. Es una lucha entre las personalidades y gustos de cada personaje y su lucha por imponerlos.

La Gravity del Amor es otra comedia donde el fundamento es el rol de la mujer como mujer autónoma. El juego de máscaras entre el discurso de las dos protagonistas son una exhortación al nuevo concepto de amor en nuestra sociedad contemporánea. Mediante un ritmo rápido y un tono divertido, se hace un pastiche que recuerda a S. Kubrick, B. Marley y la política nacional. Hay que mostrar, no decir. Si el teatro posmoderno debe tener una crítica social, la política debe ser tema central total, no parcial. La Gravity del Amor queda vacía al cruzar su contenido y volver una obra de teatro política a una obra politizada.

Por último, Seis Suites para una Estrella es una pieza a partir de un pequeño relato. Es una obra compleja que no muestra innovación estilística; sin embargo, la crisis psicológica de los actores evoca una experiencia agradable en los pocos minutos de duración.

El Microteatro México es, por definición, una producción audiovisual que se acerca mucho a los preceptos de la teoría de la posmodernidad. No podemos afirmar que es una totalidad, porque el término posmodernidad parece una revolución intelectual inconclusa. Es un postulado resultante del contexto actual, el cierre de un ciclo del arte como valor supremo, donde la estética no es rebelión, sino continuidad. En el fondo, las construcciones dramáticas se apegan a la tradición (Virgilio Ariel Rivera); sin embargo, este “teatro posmoderno” juega con las reglas y significa valores que parten de la individualización del artista o productor. La razón y el sentimiento están dentro del juego. El consumidor (ya no el público) tiene la libertad de armar, como deseé, el rompecabezas. Es su derecho.

Bibliografía

Ariel Rivera, Virgilio. La composición dramática. Estructura y cánones de los 7 géneros. Ed. Escenología, México, 2001.

Aristóteles. Poética. Versión y notas del profesor de Juan García Bacca. UNAM, México (1946)

Bourdieu, Pierre. La Distinción. Ed. Taurus, Madrid, 1998

Foster, Hal. La Posmodernidad. Ed. Kaidós, Barcelona, 1998

Jameson, Fredic. Teoría de la Postmodernidad. Ed. Trotta, Madrid, 1998

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s