Playlist 28 September 2011


1.-  Steven Wilson  –  Grace For Drowning/Insurgentes

2.-  Opeth  –  Heritage

3.-  Pat Metheny  –  What’s It All About

4.-  Celer  –  Dying Star/Menggayakan

5.-  XTC  –  English Settlement

6.-  Stars Of The Lid  –  And Their Refinement of the Decline

7.-  Lost In Hildurness  –  Mount A

8.-  Okkervil River  –  Black Sheep Boy

9.-  Flower Travellin´ Band  –  Satori

10.-  Oren Ambarchi, Jim O’Rourke & Keiji Haino  –  Tima Formosa

11.-  Radiohead:  Supercollider

 

 

Reseña

El papel del trabajo en la transformación del mono en hombre: un acercamiento a las ideas de F. Engels

El hombre es hombre por el trabajo. Lo es y siempre lo será siempre porque es la condición básica y fundamental para pasar de ser un primate a un hombre.

Lo que llevo a los filósofos y sociólogos a tener la conclusión sobre el “valor” del trabajo fue debido a la evidencia empírica. Además de ser fuente de toda riqueza, nos dio experiencia (pulió nuestras manos, pies y cerebro).

Se cree que en la época terciaria vivían en algún lugar una raza de monos antropomorfos muy superiores a cualquier otro primate. Darwin nos describe a esos seres como uno animales que estaban cubiertos de pelo, orejas grandes y puntiagudas y que además formaban manadas; sin embargo, había algo en particular: sus manos, al trepar tenían que desempeñar funciones distintas a la de los pies, estos monos empezaron a caminar erectos. Fue el paso decisivo para el tránsito del mono al hombre. Si bien, en la actualidad podemos observar primates en pleno siglo XXI; pero ninguno de ellos ha sido una “evolución” circunstancial.

Engels, gracias a los trabajos de Darwin, muestra que las manos son esenciales para la transición: la alimentación primitiva, recolectar frutos y piedras para “molestar! a los enemigos, hacer “camas” con ramas… Lo hacía de igual forma el mono, pero el paso decisivo fue cuando la mano se hizo libre, por tanto, la mano no es sólo el órgano del trabajo; es producto de él, adquiriendo nuevas y complejas operaciones cada vez.

Es por eso que tenemos respuesta a los dilemas sobre los bellos cuadros de Rafael, a las específicas estatuas de Thorvaldsen y las “diabólicas” piezas musicales de Paganini.

El perfeccionamiento gradual de la mano y su posición erecta, repercutieron en otras partes del organismo, eso es indiscutible. El trabajo influyó a tal punto que el mono tuvo la necesidad de decirse algo. La necesidad creó el órgano: la laringe poco desarrollada y que poco a poco fue desarrollándose.

Es también que la comparación con los animales nos muestra que esta explicación del origen del lenguaje a partir del trabajo y con el trabajo es la única acertada. Por ejemplo: el perro domesticado y el hombre hoy en día. Las actividades que realizamos, y sobre todo el lenguaje del hombre influye en el perro (dentro sus representaciones), llega a comprender lo que decimos y adquieres sentimientos desconocidos ante él; como es la gratitud y lealtad. La desventaja e incapacidad de hablar en estos animales es experimentado como un defecto. Desgraciadamente, éste no tiene remedio. Por tanto primero, el trabajo, luego y con él la palabra, que juntos estimularon el cerebro de mono hacia cerebro de humano.

Al tener experiencia gracias al trabajo el hombre empezó a crear instrumentos para “algo”, ¿qué es ese algo? Los instrumentos de caza y pesca: primeras armas. Pero la caza y pesca suponen que la alimentación no sólo era vegetal sino mixta y es cuando empieza el consumo de carne. La alimentación basada en carne permitió que el cerebro del hombre se desarrollara más, gracias a sus nutrientes esenciales y en su metabolismo, además que implicó el uso de fuego y la domesticación de animales.

El desarrollo del cerebro y de los sentidos nos hace reaccionar a su vez sobre el trabajo y palabra; este desarrollo no cesa ni mucho menos, sino que continúa. Nacen las manadas pensantes: la sociedad que a su vez crean tribus después naciones, estados, la religión y la política; posteriormente, el arte y la ciencia. La civilización se desarrolló y llegó el momento en que los hombres se acostumbraron a explicar sus actos por su pensamiento (como la muerte de un ser), en lugar de buscar esta explicación en sus necesidades (instinto).

Tenemos conciencia del pasado y pensamiento del futuro.

En pleno siglo XXI (época del capitalismo y neoliberalismo), la definición de trabajo en la que Engels nos habla- cuestiona sobre el control de los medios de producción. La crisis del capitalismo es un reflejo de los conceptos y valor sobre el trabajo, se han olvidado de que la explotación de la naturaleza conlleva  consecuencias porque el hombre, aunque pueda dominar la naturaleza. El ser humano es parte de la naturaleza. Los medios de producción (independientemente de los logros de la ciencia) que han existido hasta el día presente sólo buscan el efecto útil del trabajo. La política de la burguesía ya no le importa ese valor del trabajo más que la explotación de la naturaleza; la propiedad privada se ha alejado de sus orígenes que es el obrero y el capital; toda riqueza se concentra más y más sobre pocas manos y hay sobreproducción. La riqueza se concentra en personas que no trabajan; las clases sociales desaparecen mientras la ciencia es utilizada por los no trabajadores.

El trabajo es experiencia.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s